ABC del Copyright en Internet

Si sólo tienes que saber dos cosas sobre el derecho de autor, que sean estas:

  1. Si está en Internet, no lo copies
  2. Lo mismo con los e-mails

Javier Velasco
1 de Mayo de 2005

El Derecho de Autor se aplica por omisión

Chile, como la mayoría de las repúblicas regidas bajo un código civil, cuenta con una Ley de Propiedad Intelectual diseñada para defender a los autores de obras creativas frente al uso indebido. Las obras creativas están protegidas por omisión desde el momento de su creación. El autor no necesita hacer mayores trámites para tener el derecho a reclamar la protección de su obra. La marca © es una opción de quienes quieran hacer más explícita la protección.

Los derechos que un autor tiene sobre su obra son de carácter moral y patrimonial, y el autor puede mantener o ceder estos derechos a criterio propio. Los derechos que más típicamente se defienden son el de uso comercial, el de republicación y de atribución (mantener siempre el nombre del autor original junto a la obra).

En Internet

Este tema se pone delicado al pasar a los medios digitales, donde la duplicación es una norma intrínseca del sistema. En teoría, la copia que el browser levanta en la RAM de tu máquina cada vez que miras una página Web podría ser una violación al derecho de ese autor, por ser una copia indebida, pero obviamente esto no es aplicable. Sin embargo, guardar una copia de una página Web en tu disco duro de manera permanente (fuera del caché) puede llegar a meterte en problemas.

El browser y los motores de búsqueda hacen fácil creer que porque copiar y republicar material desde Internet es técnicamente fácil, es correcto, pero no lo es. La mayoría de estas copias son ilegales. Incluso algunas corporaciones prohíben los links profundos a sus sitos, permitiendo sólo enlaces a la portada.

En el E-mail

Lo mismo pasa con el e-mail, si uno copia una página o imagen desde Internet en un e-mail, lo más probable es que se esté violando la propiedad intelectual de dicha fuente. Lo mismo con estos horrendos cuentos en powerpoint que la gente suele pasarse de mano en mano, la mayoría de éstos incluyen imágenes obtenidas de fuentes protegidas por el derecho de autor (ni hablar del lo ineficiente del formato).

La redistribución del e-mail, además choca con otro tema legal, la privacidad: los mensajes van dirigidos de una persona a otra, los clientes de e-mail permiten reenviar un mensaje a una tercera persona de manera muy fácil, pero es mejor evitar esto, a menos que estemos totalmente seguros que la persona nos ha autorizado para reenviar sus contenidos a terceras personas.

El e-mail es un subconjunto de Internet, pero vuelvo a reforzar la idea porque es un medio donde las copias y redistribución son todavía más comunes.

Alcance Internacional

Estas políticas de protección de la propiedad intelectual son similares en el mundo, aunque cada país tiene sus variaciones específicas. Existe una serie de tratados internacionales que buscan proteger a los autores más allá de los límites nacionales. Chile ha adherido a los siguientes tratados para proteger a sus autores en el extranjero, y respetar el derecho de autores extranjeros dentro de la jurisdicción chilena:

creative commons

Los artistas se han alimentado desde siempre de sus antecesores, al igual que los investigadores. El movimiento creative commons (comunes creativos) surge como respuesta al copyright, mostrando de manera explícita el deseo compartir sus obras para inspiración de otros.

La organización creative commons entrega herramientas de software para crear licencias particulares para tus obras en pocos segundos, determinando la protección o cesión de algunos derechos mediante un documento que puede ser entendido por personas comunes, es legalmente aceptado por abogados y es entendible para robots.

Todas las licencias de creative commons mantienen el derecho de atribución (hacer mención al autor original), las opciones permiten autorizar o no la modificación de la obra y el uso comercial de ésta. Creative commons no impide la republicación de las obras. En chile ya se está trabajando en la construcción de licencias particulares de acuerdo a la normativa legal local.

Cerrando el tema…

Entonces aconsejaría a otros diseñadores a no copiar imágenes de Internet, si tu cliente se pone porfiado, insístele que se puede meter en problemas. Al respetar el trabajo de otros, demuestras también valor por tu propio trabajo, te hará ver más profesional. Si usas imágenes protegidas sin que tu cliente lo sepa y después él se mete en problemas por tu apropiación, lo mínimo que te puede pasar es perder a tu cliente.

Recuerda, si sólo tienes que saber dos cosas acerca del copyright en Internet:

  1. Si está en Internet, no lo copies
  2. Lo mismo con los e-mails (o, el e-mail es subconjunto de Internet)

Bibliografía

Recursos de Interés