mantruc.com / palabras / Optimización de Fotografías para Internet

Optimización de Fotografías para Internet

Por: Javier Velasco M. :: email
Old Town, 11 de Noviembre 2003

¿Qué es?

Optimizar una imagen significa adaptarla a un formato que resulte ideal para un propósito específico. En Internet, esto siempre implicará buscar el menor tamaño de archivo posible. Este artículo describe un proceso muy sencillo - en dos pasos - para optimizar imágenes para su traspaso por Internet.

¿Por qué?

Cuando navegamos por un sitio Web, debemos esperar a que cada imagen baje desde el servidor hasta nuestro equipo, mientras menor sea el peso de cada imagen, menor será esta espera. Si publicamos un sitio con imágenes muy pesadas, lo más probable es que a nuestros visitantes se les agotará la paciencia antes de verlas, y buscará algo diferente que hacer con su tiempo.

Cuando enviamos fotos por e-mail no estamos dando alternativa al destinatario. Esto implica una responsabilidad, no podemos pretender que todos nuestros destinatarios cuentan con conexiones de banda ancha, o que tienen el mismo interés en lo enviado (a menos que lo hayan pedido). Lo mismo se aplica al envío de otro tipo de documentos adjuntos como archivos PPT y DOC, y este mismo proceso de optimización de imágenes puede ayudar a que nuestros documentos de texto y presentaciones que cuenten con imágenes incrustadas, sean más livianos y por lo tanto, más fáciles de manipular, transportar y que generen menos fallas en los sistemas.

La optimización de imágenes se enmarca dentro de una disciplina llamada visibilidad o accesibilidad, que significa poner nuestros recursos al alcance de la mayor cantidad de gente posible. Evitar el envío de grandes archivos por correo electrónico tiene relación con los protocolos de comportamiento en Internet, o Netiquette.

¿Cómo lo hago?

Actualmente la mayoría de los computadores cuentan con algún tipo de aplicación para la edición de imágenes. Al tomar fotos en una cámara digital o escanearlas, lo mejor es hacer la captura con la mayor resolución posible para luego poder usar las fotos para su impresión al mayor tamaño posible, pero para verlas en pantalla hay que reducirlas.

Paso 1 - Tamaño de la Imagen

El primer paso para optimizar una foto para su envío por e-mail o publicación en la Web es reducir el tamaño de la imagen a una medida que permita a la mayoría de las personas ver la imagen completa en una sola pantalla, sin necesidad de scrollear. De nada sirve una foto que no cabe en una sola pantalla. Los el tamaño de una imagen tiene dos dimensiones, alto y ancho, por lo que las medidas en el tamaño de una imagen afectarán al tamaño del archivo de manera exponencial. En rigor, las imágenes digitales tienen una tercera dimensión, la profundidad de color, pero ese tema es más especializado que los propósitos de este artículo.

Si consideramos que actualmente la mayoría de los computadores recientes cuentan con resoluciones de 1024 x 768 o más, pero todavía quedan muchos computadores con resolución de 800 x 600 pixeles, debemos considerar los bordes de las aplicaciones, que consumen considerable tamaño en la pantalla, a fin de cuentas podemos estimar que para que una imagen se vea completa en la mayoría de las pantallas no debe exceder de los 500 ó 550 pixeles en su lado más largo.

Para modificar el tamaño de una imagen se debe aplicar un comando que tendrá un nombre como “ajustar imagen”, “image size” o algo similar ( A ), este comando se encuentra normalmente en el menú imagen ( B ). El comando presenta el tamaño actual de la imagen en dos dimensiones, ancho y largo ( C ) permitiendo la modificación de ambas medidas, generalmente existe una caja de selección que permite mantener la proporción en ambas variables ( E ), no queremos deformar la imagen. Si la aplicación presenta distintas unidades de medida, deberemos elegir los pixeles ( D ).

Paso 2 - Tamaño del Archivo

El segundo paso consiste en grabar la foto con el menor peso de archivo posible, esto es posible gracias al formato JPEG (.jpg - Joint Photographic Expert Group) que ha sido elaborado especialmente para guardar fotografías digitales en una alta calidad con archivos de tamaño pequeño. Este formato de archivo toma muestras de la imagen, eliminando la información innecesaria. Al abrir la imagen para su visualización, el decodificador recompone la imagen a su apariencia completa en base a este muestreo. Al grabar la imagen en formato JPG se nos ofrece un rango de compresión, que equivale al muestreo que menciono. Esta variable decidirá el tamaño final del archivo, un factor de compresión mayor implica un archivo más pequeño sacrificando la calidad de la imagen, un factor de compresión leve generará una imagen de gran calidad pero con un peso relativamente mayor. La mayoría de las aplicaciones actuales nos muestra en la misma pantalla el tamaño resultante para los valores que estamos probando y cómo se ve afectada la calidad de la imagen. No existe una formula segura para recomendarles algún valor de compresión estándar, todo depende de la imagen y su uso. Las imágenes más complejas con texturas grandes tienden a generar archivos mayores, las imágenes suaves con degradaciones como piel o el cielo generan archivos más livianos. Usar demasiada compresión generará bloques cuadrados en la imagen, aunque en la mayoría de los casos, éstos serán aceptables. Al seleccionar el factor de compresión de la imagen también es necesario considerar el uso y proposito de la fotografía: si queremos enviar a nuestros amigos y familia imágenes de nuestro reciente viaje, de aquellas del tipo “acá aparezco yo junto a la Torre de Pizza” lo principal es compartir un testimonio, en este caso la calidad de la imagen no es un asunto crítico, y niveles medios del ruido provocado por la compresión (los bloques mencionados) son perfectamente aceptables, en estos casos es más importante buscar lograr archivos menores a 50 KB. El uso de factores de compresión menores es aconsejable para fotografía artística, donde la calidad estética es lo que prima.

Algunas aplicaciones también ofrecen comandos que ofrecen grabar la imagen para la Web "Save for Web" ( J ), éstas pantallas permiten realizar la misma acción antes descrita, la única diferencia es que permiten comparar diferentes rangos de compresión de manera paralela ( K, L, M ), presentando los tamaños de archivo resultantes y una estimación del tiempo de transferencia para velocidades de conexión dadas.

Eso es todo, tus fotos están listas para enviadas por correo electrónico. Para publicarlas en la Web, necesitas un servidor web y un editor de HTML para poner las fotos en páginas HTML.


todo el material: textos e imágenes © mantruc 2003